CODICE AQ

Queridos amigos, en esta ocasión hablaremos de Abel Quezada, uno de los más representativos caricaturistas del siglo XX en México. Su trayectoria recorre medio siglo, de los años treinta a los ochenta. Quezada exploró las posibilidades informativas, narrativas, fabuladoras y críticas del dibujo caricaturesco, un género que tuvo como espacio de desarrollo y difusión las modestas páginas de las publicaciones periodísticas.

Abel Quezada Calderón fue historietista, cartonista, ilustrador, cuentista, pintor y trotamundos. Nació en Monterrey, Nuevo León, el 13 de diciembre de 1920. Luego de una infancia errante por ciudades norteñas, internados protestantes y campamentos de trabajadores, entre ellos el nunca olvidado pueblo de Comales, su afición por leer historietas y trazar monitos lo hizo trasladarse al D.F. en 1936, para intentar convertirse en dibujante profesional. Con las aventuras y episodios de “Máximo Tops”, “Los tarzanes”, “La Mula Maicera”, “Primo Carnera” y “Rayo Veloz” participa del auge de la historieta mexicana que se vivió entre los años treinta y cincuenta.

Hacia 1943 inicia su carrera de cartonista, ofreciendo la novedad de un estilo desparpajado, en el que texto y dibujo se combinan, complementan y contraponen. Trabaja para Mañana y Esto, antes de emprender un viaje a Nueva York; a su regreso colabora regularmente en Ovaciones y Cine Mundial. La ciudad, el cine, los deportes, los toros y los espectáculos son los temas de los que tratan sus colaboraciones en la primera mitad de los años cincuenta.

A partir de 1956 trabaja para la cooperativa de Excelsior. Con las armas de su humor ecléctico, gustoso de las fábulas y las paradojas, y la ayuda de personajes como El Charro Matías, Gastón Billetes, El Tapado, El Policía con moscas o La Caritativa Dama de las Lomas, describe y fustiga los absurdos de la vida pública de México, las mañas de su sistema político y los atavismos culturales de sus habitantes.

En el diario Novedades, donde trabajó de 1977 a 1988, concluyó su trayectoria como caricaturista político. A la par que periodista, fue publicista, editor y empresario; durante un día fue director del canal 13 de televisión. Iniciado en la pintura por su suegro, Luis Rueda, desde los inicios de los años setenta se convirtió en pintor de fines de semana. La pintura, “lo más cercano a la felicidad que existe”, fue la última de las facetas artísticas. Una exposición retrospectiva de sus historietas y cartones se organizó en el Museo Rufino Tamayo en 1984 y al año siguiente el Museo de Arte Moderno presentó sus pinturas. Sus cuadros, escenas y retratos que son la memoria de sus viajes, amores, sueños y nostalgias, se mostraron en galería de Milán, París y Ginebra en 1990. En 1994 la Biblioteca de México inauguró “Abel Quezada en Nueva York”, una muestra de las portadas que AQ realizó, entre 1981 y 1987, para el magazine New Yorker.

En noviembre 1991 apareció, de manera póstuma, su libro de cuentos autobiográficos Antes y después de Gardenia Davis.El hombre verde que a lo largo de su vida siempre quiso huir de la solemnidad, coleccionista de ríos, bares y hoteles, murió el 28 de febrero de 1991 en su casa de Cuernavaca.

Artista del extravío y la vagancia, se hizo cargo de las pasiones, padecimientos y placeres producidos por una ciudad que ofrecía sobradas razones para ser, al mismo tiempo y en proporciones cambiantes.

En el marco de Ciudad de México, Capital Iberoamericana de la Cultura 2010, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, en colaboración con Abel Quezada Asociación Civil, Petróleos Mexicanos y el Instituto Mexicano del Petróleo, presenta la muestra Códice AQ Abel Quezada que reune 350 piezas que incluye cartones originales, bocetos, pinturas, cuadros, acuarelas, así como el  mural Petróleos Mexicanos, Una historia en dos Murales, resguardado desde 1990 en la Torre Ejecutiva de PEMEX de Marina Nacional, así como una colección nunca antes reunida de historietas, cartones, óleos, acuarelas, fotografías, textos y cuadernos de viaje que muestran en forma humorística y sentido crítico una mirada sobre el pasado reciente de México

Códice AQ nos propone una revisión integral de la obra multidisciplinaria de Abel Quezada a quien se ha reconocido, con toda justicia, como uno de los caricaturistas más destacados del siglo XX mexicano. La apuesta particular de esta muestra es conocer los distintos oficios mediante los que Quezada dio cuenta de su tiempo histórico, su entorno político-social, su espacio citadino y su personal itinerancia por “el mejor de los mundos imposibles”. Esa versatilidad intelectual, periodística y artística es, a no dudarlo, la que nos permite integrarlo al horizonte de la cultura contemporánea.

Aprovechen estas vacaciones para asistir a esta magnifica muestra, que estará abierta al público hasta el 3 de Abril del 2011 en el Museo de la Ciudad de México ubicado en Pino Suarez #30 en el Centro Histórico de la Ciudad de México

Anuncios

2 thoughts on “CODICE AQ

  1. En la obra de Abel estamos todos dibujados, es un artista contemporaneo que se adelanto a su tiempo, ojala y tu obra quede para siempre gracias Abel.

    H. Villegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s