Lucha Contra El Robo De Arte

 

En mayo del año pasado, cinco obras de arte con un valor que oscilaba entre los 100 y los 500 millones de euros fueron robadas del Museo de Arte Moderno de París, lo cual  reabrió el debate sobre la seguridad de los museos. Este robo fue inmediatamente clasificado como el peor y más dañino para el legado de la humanidad desde el perpetrado en 1990 en Boston, donde algunos Degas y Rembrandt desaparecieron.

No son ladrones comunes los que hurtan cuadros de Van Gogh, Degas o Picasso para revenderlos al mejor postor. Estos delincuentes cotizan su trabajo no sólo en función del valor de la obra de arte que sustraen, sino del grado de dificultad de ingreso al museo o galería que alberga los cuadros.

Según estudios, el robo de arte es uno de los negocios ilegales más lucrativos del mundo, a la par del narcotráfico y el tráfico de personas. Hace siete años, Picasso tenía el récord de obras robadas: 551, le seguía Joan Miró, con 365, y en tercer puesto Marc Chagal, con 309.

En algunos casos, las obras se utilizan como pago en transacciones de narcotráfico o se paga un rescate por el cuadro, como ocurrió en 1994 con El grito, de Munch, cuando los delincuentes solicitaron 300 mil libras esterlinas que el gobierno noruego se negó a pagar. Los ladrones entraron con tal facilidad a la Galería Nacional de Noruega que dejaron una nota de agradecimiento por la pésima seguridad del recinto. El cuadro fue recuperado tres meses después.

Es por estos acontecimientos que surge por primera vez en la historia del arte una generación internacional de especialistas preparada para luchar contra el robo, la falsificación, la aniquilación y el comercio ilegal de obras de arte y patrimonio cultural, que forma la asociación ARCA (en sus siglas en inglés). La Association for Research into Crimes against Art nace con el propósito de perseguir casos de sustracción y falsificación de piezas de arte, vandalismo contra el patrimonio cultural y expoliación de obras en guerras y yacimientos.

ARCA selecciona y educa a expertos, que deberán saber desde criminología hasta historia del arte, conocer la situación del mercado del arte, las claves de la museología, la legislación en materia de arte y cómo operan las fuerzas de seguridad. Para abordar los delitos que cometen bandas organizadas con obras de arte hace falta un gran conocimiento del mundo del arte, su mercado y la historia del coleccionismo, además de la criminología, la investigación policial y la teoría sobre medidas de seguridad.

Italia es la cuna de esta red ya que es el país que alcanza una tasa anual de robos de obras de entre 20.000 y 30.000, es decir, 5 veces más que la media mundial, con excepción de Rusia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s