La Ruta de la Amistad

LA RUTA DE LA AMISTAD

La Ruta de la Amistad fue uno de los más destacados proyectos generados a raíz de las Olimpiadas Culturales México 68. Es el corredor escultórico más grande del mundo con 17 km de longitud. En él se encuentran dispuestas 19 obras construidas en concreto, que fueron realizadas por artistas de los cinco continentes. Con alturas que van desde los 7 hasta los 22 m de altura, se hizo realidad el proyecto concebido por Mathias Goeritz, con el apoyo del Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.

En el concepto original, las obras llenas de matices aparecían sembradas cada kilómetro y medio en un valle de piedra volcánica resultado de la emanación del Xitle dos mil años atrás. De esta manera, el arte moderno salió a las calles y los espectadores disfrutaron de este invaluable contexto artístico donde cada espectador interpreta su sentir. El recorrido se apreciaba como un camino de colores que comunicó los distintos escenarios olímpicos. A través de los años, la Ruta ha afrontado un sinnúmero de agresiones, incluyendo la siembra indiscriminada de árboles alrededor de cada escultura.

Para salvar la Ruta se decidió hacerlo obra por obra, teniendo como idea fundamental una restauración a fondo y sobre todo, asegurar la conservación a través de la autosuficiencia y participación de quienes cohabitan cerca de ellas, así como la intervención temporal de nuevos artistas a lo largo de la Ruta. A través del proyectoAdopte una Obra de Arte, se invita a instituciones privadas y públicas a participar donando los recursos para la restauración y conservación de las piezas en un fideicomiso creado ex profeso para este proyecto. Los cambios en la ciudad provocan una necesidad permanente de buscar nuevas formas de atraer la atención hacia las esculturas.

Algunas de las esculturas que podemos ver en la ruta son:

ANGELA GURRIA

Señales de Ángela Gurría que se ubica en la glorieta de San Jerónimo en sentido de norte a sur, en la Estación #1 de la Ruta de la Amistad. Es una escultura de 18 metros de altura que fue restaurada en 1998 por la Familia Cossío y se encuentra muy cerca de una bandera monumental instalada bajo un concepto patriota, que reduce visualmente la escala de la pieza. Desafortunadamente, hoy es un futuro incierto el que le espera a dicha escultura; sobre todo con la conclusión de los trabajos del segundo piso del periférico, que servirá como telón de concreto al pasar a tan sólo unos pocos metros arriba de la pieza.

ALEXANDER CALDER

El Sol Rojo de Alexander Calder. El Sol Rojo es la obra más grande realizada por Calder a lo largo de sus inmejorables años de trabajo, por lo que su valor resulta incalculable. La obra se encuentra ubicada en la explanada principal del Estadio Azteca y ha fungido como ícono de este escenario desde el año 1968 hasta nuestros días. La restauración de la obra concluyó en junio de 2009 y en 2010 se realizaron mejoras a la plaza, a pesar del caos imperante en el lugar. Hoy el Sol Rojo ha tomado mayor realce con la limpieza de los muros exteriores de las rampas de acceso, la piedra volcánica material principal del Estadio Azteca vuelve a tener una importante presencia visual. La tercera etapa consiste en la recuperación del estado original de la plaza que alberga esta obra de arte con su psicodelia en azul de origen huichol, concepto gráfico que identificó a los Juegos Olímpicos México 68.

MATHIAS GOERITZ

La Osa Mayor de Mathias Goeritz. Esta obra se encuentra fuera de los límites del Periférico en la explanada del Palacio de los Deportes y se propuso como objetivo parcial, el difundir su imagen como ícono acompañante del Palacio. Para esta obra, Goeritz construyó siete columnas (de color amarillo y rosa mexicano) poliédricas de concreto, también con una altura de quince metros y disponiéndolas al igual que las estrellas de la constelación del mismo nombre. La obra está en espera de recuperar sus colores y sobre todo una libertad de su entorno.

HELEN ESCOBEDO

Puerta al viento de Helen Escobedo. Puerta al Viento, la última (o primera) escultura de la Ruta se encuentra ubicada a la altura de Cuemanco en la lateral del periférico. Puerta al Viento, está conformada por dos estructuras laterales con un círculo que pende en el centro, toda en azul y verde. Esta escultura ha sido recientemente restaurada (2004) por Fundación BBVA Bancomer y luce excepcional.

GONZALO FONSECA

La Torre de los vientos de Gonzalo Fonseca. A diferencia de las demás esculturas que forman la Ruta de la Amistad, la Torre de los Vientos, es una escultura habitable que comprende la idea del espectador activo, en cuanto a la recreación del movimiento dentro del espacio.  Esta escultura fue restaurada con el apoyo del FONCA en el año de 1996 y desde finales de ese año ha dado vida a un laboratorio de arte; la Torre de los Vientos es el corazón del programa cultural de la Ruta de la Amistad.

Para mayor información sobre el proyecto y la ubicación de las esculturas, pueden consultar la página oficial à http://www.mexico68.org/ruta/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s