La cultura interior, Erik Castillo

tomados en casa de adelia sayeg

What sorts of opportunities exist for citizens to ameliorate their lives,

their environments, their human relationships, […} independently

of the socio-political sphere, which seems no longer

committed or able to address the most fundamental

spiritual concerns of our humanity?

I believe in the moral value of serenity […] but not as a mode of escaping

 from the realities of history.

Robert Pogue Harrison

Códices de Xquenda, de Adelia Sayeg, representa una reunión de obra que alcanza plenamente el nivel de una enunciación discursiva precisa: existe, adentro de nosotros mismos, en el territorio recóndito de la mentalidad, un cúmulo de potencias regenerativas que nos aproximan a la tentativa de una iluminación contemporánea. La artista identifica su producción objetual con la tradición de pensamiento que entiende la vuelta a la conciencia, a la manera de una exploración contemplativa de lo que pudiéramos llamar la civilización interior. Xquenda, vocablo zapoteca, remite a la noción de origen y de espíritu, de cultura y de saber. Y la referencia al códice, detona la implicación de que cada secuencia de piezas componga la página vibrante de un libro plástico arduo y sapiencial.

            Adelia Sayeg configura la estructura de sus obras a partir de una depurada estrategia diagramática. Las piezas, armadas en arreglos mixtos donde la cerámica juega con lo pictórico, lo gráfico y lo escultural, se presentan en términos de modelos esotéricos de lectura abstracta, cuya interpretación debe llevarse a cabo en red con las proposiciones verbales registradas por la artista en los títulos. Toda la producción cobra la apariencia de vestigios materiales en estado relativamente arcaico: tableros, vasijas y cajas esplendentes, sólo deterioradas desde el punto de vista de una sensibilidad que ya no crea en los poderes del retorno estético. Esta condición de colapso plástico es la característica con que Sayeg pone en evidencia una de las grandes visiones afirmativas del arte en el contexto de la era industrial: la promesa de una cultura avanzada depende del hallazgo del sentido en el detrito recóndito de la devastación espiritual, en el oscuro escombro que deja tras de sí la turbulencia del falso progreso, en medio del olvido en que hemos enterrado el jardín de nosotros mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s