Inauguración Tierra Sagrada de Adelia Sayeg

Tierra sagrada, invitación

Siento.

Permito el diálogo entre la Tierra Sagrada y mis manos.

La dejo ser, no peleo con ella.

Se quiebra, se arruga.

Le murmuro.

El viento la agrieta, la seca.
                                                                   Adelia Sayeg.

A través de sus manos, Adelia transforma la cerámica para dar vida a múltiples esculturas y cuadros, donde podemos apreciar los años de trabajo y dedicación, mostrando el recorrido que ha hecho por múltiples culturas para tomar la madurez de la sabiduría y llevar por el buen camino sus composiciones como podemos ver en esta serie de Ofrendas que presenta en Tierra Sagrada.

Esta tercera muestra sin duda nos sorprenderá al poder observar como la integración de elementos naturales le dan la perfecta solución a estas obras, donde su mirada transmite el conocimiento de haber trabajado los materiales, principalmente la cerámica, que es su fuente principal de inspiración.

Tierra Sagrada inaugura el jueves 21 de abril a las 19:30 hrs.

En Galería Oscar Román

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gabriel Guerrero: “Arquitectura de la esencia”

Gabriel Guerrero es un artista visual que nace en la Ciudad de México en 1974. A temprana edad descubre su inclinación por el arte y es en 1993 que inicia sus estudios de dibujo y pintura de manera autodidacta. Su obra se ha expuesto en ferias de arte nacionales e internacionales como: Zona MACO, México D. F. en su edición 2005 y 2006 y Art Madrid, España en el año 2007 y actualmente, su obra forma parte de importantes colecciones privadas de México, Europa, China y Estados Unidos.

Gran parte de la temática de la obra de Gabriel ha girado en torno a la dualidad; las últimas series en que ha trabajado reflejan este concepto, basándose en los colores blanco y negro, así como en el ensamblaje armónico de las piezas. Actualmente presenta su más reciente exposición en el Antiguo Palacio del Arzobispado titulada ”Arquitectura de la esencia”. Este proyecto plantea una reflexión sobre la construcción de la personalidad y el pensamiento, la conciencia de lo efímero y lo trascendental, mediante una analogía entre el proceso de construcción arquitectónica y la historia del hombre; formas que nos remiten a la arqueología o a los basamentos de un pasado que deja sus rastros como evidencia de su existencia, a las que se suman a diario otros rastros, otros conocimientos.

Esculturas que evocan una nostalgia por el pasado y en las que se sintetiza la grandeza y la identidad latinoamericana. No te pierdas esta exposición que estará abierta al público hasta el próximo 18 de Abril en el Museo de Arte de la SHCP. Antiguo Palacio del Arzobispado ubicado en Moneda 4 , Esquina con Lic. Primo Verdad Deleg. Cuauhtémoc D.F.

PARALELAS CONTEMPORÁNEAS VII

La Galería Oscar Román inauguró la Séptima edición de Paralelas Contemporáneas, en la que se presenta la obra de más de 25  artistas entre emergentes y consolidados. Cabe mencionar que esta muestra se encontró dentro del circuito de galerías Zona Maco 2014.

Año con año, la muestra de paralelas va adquiriendo mayor fuerza en el escenario de las artes plásticas de la ciudad de México, y desde su nacimiento en 2008 (en respuesta a la feria de MACO), se propuso ser un espacio donde se mostrara lo alternativo a las nuevas tendencias del quehacer plástico donde se examinarían las semejanzas y/o las diferencias existentes, entre los artistas manejados por las galerías –ya con una carrera curricularmente hablando-, y los jóvenes creadores emergentes –quienes empiezan a labrarse un historial propio-; la fotografía, la pintura y la escultura, toman el espacio para mostrar las tendencias del arte contemporáneo actual.

Desde su lista original se han ido sumando nuevos y talentosos creadores, con lo cual esta propuesta de arte se ha enriquecido en número de exponentes, atendiendo a la misión de la Galería que es dar a conocer nuevas propuestas dentro del arte contemporáneo.

INFORMES DE OBRA DISPONIBLE: contacto@galeriaoscarroman.mx o a los telefonos [55] 5280-0436 / 5281-0270

 

La cultura interior, Erik Castillo

tomados en casa de adelia sayeg

What sorts of opportunities exist for citizens to ameliorate their lives,

their environments, their human relationships, […} independently

of the socio-political sphere, which seems no longer

committed or able to address the most fundamental

spiritual concerns of our humanity?

I believe in the moral value of serenity […] but not as a mode of escaping

 from the realities of history.

Robert Pogue Harrison

Códices de Xquenda, de Adelia Sayeg, representa una reunión de obra que alcanza plenamente el nivel de una enunciación discursiva precisa: existe, adentro de nosotros mismos, en el territorio recóndito de la mentalidad, un cúmulo de potencias regenerativas que nos aproximan a la tentativa de una iluminación contemporánea. La artista identifica su producción objetual con la tradición de pensamiento que entiende la vuelta a la conciencia, a la manera de una exploración contemplativa de lo que pudiéramos llamar la civilización interior. Xquenda, vocablo zapoteca, remite a la noción de origen y de espíritu, de cultura y de saber. Y la referencia al códice, detona la implicación de que cada secuencia de piezas componga la página vibrante de un libro plástico arduo y sapiencial.

            Adelia Sayeg configura la estructura de sus obras a partir de una depurada estrategia diagramática. Las piezas, armadas en arreglos mixtos donde la cerámica juega con lo pictórico, lo gráfico y lo escultural, se presentan en términos de modelos esotéricos de lectura abstracta, cuya interpretación debe llevarse a cabo en red con las proposiciones verbales registradas por la artista en los títulos. Toda la producción cobra la apariencia de vestigios materiales en estado relativamente arcaico: tableros, vasijas y cajas esplendentes, sólo deterioradas desde el punto de vista de una sensibilidad que ya no crea en los poderes del retorno estético. Esta condición de colapso plástico es la característica con que Sayeg pone en evidencia una de las grandes visiones afirmativas del arte en el contexto de la era industrial: la promesa de una cultura avanzada depende del hallazgo del sentido en el detrito recóndito de la devastación espiritual, en el oscuro escombro que deja tras de sí la turbulencia del falso progreso, en medio del olvido en que hemos enterrado el jardín de nosotros mismos.