LAS PSICOGEOGRAFÍAS DE DUSTIN YELLIN

Dustin Yellin es un artista de California, Estados Unidos, que se dedica a realizar increíbles esculturas hechas con vidrio. Colecciona diferentes objetos que encuentra  para utilizarlos en la elaboración de diferentes capas de siluetas humanas de vidrio. Esta práctica artística llamada Psychogeographies explora los elementos de un entorno urbano en la figura humana.
En el 2013 el New York City Ballet puso en marcha el proyecto Art Series NYCB, en el cual se realizan colaboraciones anuales con artistas visuales contemporáneos. Las obras de arte son presentadas al inicio de la temporada de balle y a través de estrategias de mercadotecnia que involucran redes sociales, se ofrecen boletos a precios accesibles para las funciones de gala en las que los asistentes también tienen la oportunidad de llevarse alguna de las piezas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para inaugurar su temporada 2015, el New York City Ballet presentó este mes de Febrero, la tercera edición de este proyecto, esta vez en colaboración con Dustin Yellin
En esta ocasión, Yellin presenta una colección que consta de quince esculturas hechas con capas de vidrio, en las que se muestran personas bailando. Para realizarlas, unió una gran cantidad de capas de ese material, a las que previamente les había colocado pintura y recortes de revistas para lograr la forma de la persona en el interior.
Anuncios

ANTONIO RUIZ, “EL CORCITO”

Antonio Ruiz, conocido como “El Corcito”, nació en Texcoco, en 1892 y falleció en la Ciudad de México en 1964. Su trabajo, paralelo al movimiento muralístico, se caracteriza por su temática sobre la vida cotidiana en la que retrata la transformación y modernización de la Ciudad de México. En sus obras destaca su depurada técnica, así como un fino humor e ironía en la representación de sus personajes que lo acercan al surrealismo, lo que le da un lugar excepcional en la historia del arte mexicano.
 
En 1916 ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes, después de cursar dos años de arquitectura. Se distinguió por su habilidad en el dibujo y su capacidad analítica. Se le conoció como “El Corzo” o “El Corcito”, por su parecido físico con una obra del pintor español Zuloaga en la que retrató a un torero así llamado. Ayudó a promover el método de dibujo de Best Maugard. Fue fundador y director de la Escuela Nacional de Pintura y Escultura La Esmeralda, donde también enseñó pintura. En los años veinte viajó a Hollywood donde diseñó escenografías para los Estudios Universal. Regresaría a los Estados Unidos en varias ocasiones, donde algunos importantes museos albergan obras de su autoría. Realizó en México múltiples escenografías para cine y teatro: Vámonos con Pancho Villa, de Fernando de Fuentes, y en las puestas de El gesticulador, El fugitivo y Un día de éstos, de Rodolfo Usigli. Exhibió en la International Exhibition of Surrealism en 1940 y en numerosas exposiciones colectivas en los Estados Unidos.