El Museo de Arte Moderno inaugura “La danza de los espectros”

El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO) y el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México presentan una muestra que reúne la obra de cinco importantes artistas plásticos europeos, emigrados a México a mediados del siglo XX. Es el caso de Leonora Carrington, José Horna, Wolfgang Paalen, Alice Rahon y Remedios Varo, quienes en mayor o menor grado estuvieron vinculados en su momento al movimiento surrealista o al del realismo mágico (este último con características que dificultan su delimitación).

Carrington Sin título sterling

En la capital de este país confluyeron, entre las décadas de 1940 y 1960, una serie de condiciones excepcionales para que artistas mexicanos y extranjeros convivieran, generándose así el intercambio de estilos e ideas que desembocaría en una producción pictórica y escultórica difícil de circunscribir como movimiento homogéneo pero que, sin lugar a dudas, contó con rasgos inequívocos de sintonía.

La exposición se articula en varios núcleos temáticos cuyo objetivo es profundizar en los procesos creativos de cinco artistas, y en cuya obra se ejemplifica el choque de realidades y la fascinación por el contexto tan fecundo para la creación que México les ofreció. Dichos ejes definen la producción plástica desde el punto de vista de creadores exiliados que debieron manifestarse ante un contexto distinto a aquel donde se habían formado, para adaptarse, oponerse o integrarse —según el caso— al mismo.

Galería Oscar Román participa en esta exposición con obras de Leonora Carrington y Alice Rahon. La exposición permanece hasta el 21 de septiembre, 2014 en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de México (Paseo de la Reforma y Gandhi s/n, Bosque de Chapultepec, Ciudad de México)

Anuncios

HEKADEMEIA, MUSEO NACIONAL DE SAN CARLOS, MEXICO

HEKADEMEIA, MUSEO NACIONAL DE SAN CARLOS, MEXICO

En el Museo Nacional de San Carlos se presenta la exposición Hekademeia de Marco Arce HASTA EL 14 DE JULIO

Marco Arce comenta que tras investigar en el acervo reservado de la biblioteca de la Academia Nacional de San Carlos, encontró el libro de Salomón Reinach Répertoire de la Statuarie Greque et Romaine de 1915, que contiene grabados con imágenes de más de 2,500 esculturas antiguas. Ahí halló la escultura del Niño con máscara, con lo cual pudo ubicar el mármol original en el museo Capitolino de Roma. “Así, me encontré quizá la fuente visual de la obra del Museo Nacional de San Carlos”.

Aprovechen para visitar esta magnífica muestra, que se presenta a la par de “Prodigios de la luz. Sorolla y sus contemporáneos”, exposición que se inauguró el miércoles 20 de marzo en el Museo Nacional de San Carlos, muestra más de 50 piezas, tanto del artista valenciano –a 90 años de su fallecimiento-, como de otros representantes de la pintura española de fines del siglo XIX y principios del XX, con la finalidad de ofrecer un panorama estético de la pintura ibérica de esa época.

MASIN: un espacio para el arte en Sinaloa

 

FF 116A

El  MASIN surge en 1991 y su sede es un edificio construido en 1837 que en sus inicios fue una casa consistorial (morada del obispo y altos clérigos); después fue residencia oficial y Palacio de los Poderes del Estado. En él se juro el refrendo de la Constitución en 1857. Para 1980 fungió como sede de la policía municipal y ya en 1990 fue restaurado para dar cabida al museo.

FF 116B

Además de un autorretrato de Diego Rivera, el museo cuenta con obras de Juan Cordero, Roberto Montenegro, José Luis Cuevas, Lilia Carrillo, Francisco Toledo y Pedro Coronel, entre muchos otros. En total el Museo tiene ocho salas de exhibición, una permanente y siete temporales, una biblioteca, una tienda y un auditorio.

Uno de los ejes más importantes para la programación del museo es el de su  colección, con la cual se  realizan tres exposiciones en el año; la primera muestra obras que han regresado después de su restauración por especialistas del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble, la segunda muestra reúne las obras que tienen relación con la Escuela Mexicana de Pintura para culminar el año con una tercera muestra en la que se exhiben las obras relacionadas con la generación de la Ruptura.

FF 116C

 Este lugar cuenta con uno de los principales acervos plásticos del noroeste de México. En el podemos encontrar más de 400 piezas entre las que destacan la colección de la Escuela Mexicana de Pintura, la cual va desde fines del siglo XIX hasta nuestros días.

Actualmente, la colección del MASIN cuenta con un inventario en registro digital, esto significa que se ha hecho un registro fotográfico en alta definición y creado una base de datos que permite acceder al expediente de cada obra, compuesto por su ficha técnica, procedencia e imagen para verificación y consulta.

FF 116D

 El Museo de Arte de Sinaloa contribuye a formar una sociedad más reflexiva, atrayendo su atención hacia el arte y la cultura contemporánea.; su propósito es convertirse en un espacio de interacción entre los sinaloenses y el arte por medio de la conservación, investigación y difusión de su colección,  complementadas con una gran diversidad de actividades como conciertos, talleres, conferencias, mesas redondas, presentaciones de libros y visitas guiadas.

En el MASIN los niños de Sinaloa viven sus primeros encuentros con el arte y la cultura; la atención a niños y jóvenes con capacidades diferentes, ha sido un segmento de especial interés. El museo cuenta con un programa llamado Integrarte, el cual fue desarrollado con la asesoría del Centro de Ciencias de Sinaloaque contempla la integración de jóvenes canalizados por el Centro de Atención Múltiple #24, mismo que se encarga de capacitar e integrar laboralmente en ambientes reales a personas con discapacidad contando con el apoyo de los padres de familia, empresarios e instancias gubernamentales correspondientes.

FF 116E

 A la par de la apertura del MASIN en 1991, la Sociedad de Amigos del MASIN A. C., surge como un organismo autónomo, que tiene como fin contribuir en el seguimiento de los objetivos que se fija el museo. Por veinte años, esta sociedad ha visto por el bienestar del museo gestionando los apoyos y contribuciones de la sociedad civil, como son las donaciones de particulares y la iniciativa privada; también ha colaborado en la realización las subastas anuales que tienen como principal y único fin, la recaudación de fondos para las actividades con las que la Sociedad contribuye al quehacer del Museo.

FF 116F

 El MASIN se encuentra ubicado en Rafael Buelna esq. Ruperto L. Paliza, Centro Histórico de Culiacán. Si viven o están de visita en Sinaloa, no duden en asistir a este espacio. Para los que nos encontramos un poco lejos, podemos estar al tanto de las actividades que realiza por medio de su página oficial http://www.masin.com.mx/

 

Las calaveras de Posada, reflejo de México

“La muerte, es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena,

 rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”.    J.G.Posada


José Guadalupe Posada nació el 2 de febrero de 1852, un año impactado por el cólera chico, una epidemia y hambruna que afectó a la población de Aguascalientes durante todo el siglo XIX. En aquellos años, nuestro país atravesaba por las luchas por el poder, resultado de la guerra de Reforma. Bajo el cuidado de su hermano Cirilo, que era maestro rural, estudió las primeras letras y se inició en el dibujo; aprendió primero grabado en madera y litografía con el maestro Trinidad Pedroza, posteriormente cursó estudios en la TAcademia Municipal de Dibujo que se encontraba a cargo de Antonio Varela, este sería el único paso de Posada por una institución de enseñanza “formal”.

José Guadalupe se reveló pronto como un extraordinario dibujante, muchas veces contrario a las reglas de la pintura académica mexicana, vigente hasta los primeros años del siglo XX; sin embargo, sus mejores habilidades estaban en el grabado y sobre todo, en una nueva técnica: la litografía.

Gran Calavera Eléctrica

Sus primeros trabajos realizados en talleres e imprentas pequeñas, le dieron la posibilidad de desarrollarse como dibujante, grabador y litógrafo; en ese tiempo, realizó algunas ilustraciones satíricas que aparecieron en la revista  El Jicote.

En 1884 comenzó a dar clases en la escuela de dibujo de la ciudad de León en la que nunca fue nombrado profesor. En 1888 a causa de una gran inundación emigró nuevamente a la cuidad de Aguascalientes y a los pocos meses partió hacia la ciudad de México, se puede decir que es a partir de este momento que Posada definió un estilo propio, puramente mexicano. En 1892 comenzó a colaborar en el taller de Vanegas Arroyo, uno de los personajes más importantes en la historia de la prensa mexicana, ya que la llevó a contar con una gran popularidad. En 1895 Posada  introdujo la técnica del grabado de cinc.

En sus grabados, Posada describió con originalidad el espíritu del pueblo mexicano en la vida política, cotidiana, así como su temor por el fin de siglo y por el fin del mundo, además de los desastres naturales, las creencias religiosas y la magia.

Ilustró corridos, historias de crímenes y pasiones, de aparecidos y milagros. Retrató y caricaturizó a todo tipo de personajes: revolucionarios, políticos, fusilados, borrachos, bandoleros, catrines, damas elegantes, charros, toreros y obreros. Se le conoce principalmente por sus famosas calaveras  que se asocian con el Día de Muertos, ya que interpretó la vida y las actitudes sociales del pueblo mexicano, representados en sus grabados con calaveras vestidas de gala, en fiesta de barrios, en calles citadinas, en las casas de los ricos, montadas a caballos, en bicicletas, con las que señalaba las lacras, la miseria y los errores políticos del país.

Calavera Oaxaqueña

La obra de Posada influyó en artistas posteriores como José Clemente Orozco, Diego Rivera, Francisco Díaz de León, Leopoldo Méndez, entre otros y por ello se le considera precursor del movimiento nacionalista en las Artes Plásticas. Sus obras las conservan, entre otras instituciones, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Museo José Guadalupe Posada en Aguascalientes, además de colecciones particulares.

Se considera que Posada dejó una obra aproximada de veinte mil grabados. La gran mayoría de ellos los realizó gracias al trabajo conjunto que emprendió con Vanegas Arroyo. José Guadalupe Posada es sin duda uno de los personajes emblemáticos del arte mexicano.

Si desean conocer más sobre la vida y obra de Posada, les recomiendo visitar el Museo José Guadalupe Posada que se encuentra ubicado en la ciudad de Aguascalientes, en el Barrio del Encino, también conocido como Barrio de Triana; el edificio que lo aloja data de  principios del siglo XIX. Este espacio se inauguró en 1972 constituyéndose como el primer museo de arte del estado; hoy en día el acervo del Museo es superior a las 3000 piezas.

Actualmente el museo cuenta con cuatro salas de exhibición; en una de sus salas permanentes se puede apreciar la obra de Posada y en otra la de su maestro Manuel Manilla, creador de las tradicionales calaveritas de azúcar. En sus salas se ha expuesto la obra gráfica de artistas mexicanos contemporáneos, como Juan Soriano, José Luis Cuevas, Francisco Toledo, Maciel y Rafael Coronel, entre otros. También se exhibe una selección de obras ganadoras del Concurso Nacional de Grabado José Guadalupe Posada, creado en 1993.

En este link pueden encontrar más información del Museo, como horarios, talleres y visitas guiadas por las colecciones y exposiciones: http://www.aguascalientes.gob.mx/temas/cultura/espacios/museos/m_posada.aspx

También cuentan con una página de facebook para que estén al tanto de los eventos que realizan https://www.facebook.com/museoposada.aguascalientesags

Las surrealistas llegan a México

A principios de este año, les comenté que el LACMA (Museo de Arte del Condado de Los Ángeles) inauguró, en conjunto con el Museo de Arte Moderno de nuestra ciudad (MAM) la exposición: ‘In Wonderland: The Surrealist Adventures of Women Artists in Mexico and the United States’ la cual nos mostró la primera revisión internacional hecha sobre mujeres surrealistas que vivieron y desarrollaron su carrera artística en estos dos países. Más tarde, esta misma muestra se presentó con un rotundo éxito en el Musée national des beaux-arts du Québec

Ahora es el MAM, quien inaugura en sus instalaciones esta maravillosa exposición que desde el pasado 4 de Octubre y hasta el 13 de Enero del próximo año nos presenta una selección de 132 piezas que nos muestran un retrato íntimo sobre el surrealismo creado por las mujeres en el exilio; la muestra se compone de pinturas, grabados, acuarelas y fotografías, de las cuales 65 nunca habían sido expuestas en México.

Ésta exposición es la primera dedicada a las mujeres surrealistas en México y en los Estados Unidos. El surrealismo, una de las estéticas de vanguardia más influyentes del siglo XX, se ha definido como un movimiento de artistas masculinos con sede en Francia. Sin embargo, una década después de su formación, ya había echado raíces fuera de Europa. Norteamérica era un foro lógico por la gran influencia que ahí tenían los ideales de libertad e igualdad de género y las mujeres desempeñaron un papel importante en el surrealismo desde sus inicios. Los surrealistas exaltaban los sueños y el inconsciente como fuentes de creatividad, al mismo tiempo que propugnaban la destrucción de instituciones que consideraban estériles y burguesas, como la iglesia, la familia.

 André Breton y los surrealistas, concebían a las mujeres como musas que inspiraban sus obras. Sin embargo, las 43 artistas representadas aquí demuestran que las mujeres eran creadoras independientes, tan audaces, imaginativas e innovadoras como los hombres. Las mujeres adoptaron una postura más personal y con frecuencia utilizaban su obra como medio de exploración psicológica y espiritual, de catarsis, que las liberaba de los límites de las sociedades patriarcales y de sus propias tragedias personales. En última instancia, el surrealismo otorgó poder a las mujeres y estimuló el surgimiento del movimiento feminista.

La propuesta curatorial, resultado de cinco años de investigación, muestra los procesos transculturales que posibilitaron la creación de piezas artísticas en el continente americano con intencionalidades y características afines al surrealismo a través de diez núcleos temáticos: la influencia en estas artistas del imaginario que articula el famoso relato de Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas; identidades: retratos; cuerpos y fetiches; la mujer creativa; romance y ámbito doméstico; juegos e innovaciones técnicas; territorio, culturas indígenas y mitos; abstracción; política y feminismo.

 Desde finales de la década de 1920 –fecha en que Rosa Rolanda produce sus primeros fotogramas surrealistas– a 1968, cuando Yayoi Kusama presenta su happening Alice in Wonderland en el Central Park de la ciudad de Nueva York, las artistas y los trabajos aquí presentados, son significativos por sus exploraciones en torno a sus experiencias personales y su vinculación con lo real.

La exposición, ahora en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, concreta un proyecto de colaboración internacional de gran alcance entre este museo y el Los Angeles County Museum of Art, (LACMA), que fue sede inicial de la muestra.

Les recomiendo mucho visitar esta muestra, en la que la galería Oscar Román, participa con una pieza de Jaqueline Lamba, es una oportunidad única ya que podemos ver algunas de las obras más importantes de estas mujeres artistas en un solo espacio, bajo una magnífica curaduría de Ilene Fort y Teresa Arcq.